Paradoja de la elección y Netflix: la cena fría

Tiempo de lectura: 4 minutos

|

Tamaño Letra: 

|
Tabla de Contenido

Viernes por la noche, estás agotado. Pero es tu momento, ese momento de relax que llevas pensando toda la semana. Una buena cena, una peli de Netflix y ¡a relajarse! Pero… una y otra vez, te das cuenta de que esto no sucede exactamente así, más bien, la cena se queda fría -o en el mejor de los casos te la has comido a una mano- mientras sigues decidiendo qué ver en Netflix.

Lo que debería haber sido un rato de relax se ha transformado (sin saber muy bien porqué) en un momento desagradable de estrés, consiguiendo que te vayas a la cama un poquito más cansado si cabe.

Este fenómeno no es nuevo, sucede en multitud de ocasiones y en parte sí, Netflix es culpable. Vamos a ver cómo…

La paradoja de la elección en Netflix y otras situaciones

El fenómeno psicológico que estamos «sufriendo» en estos instantes fue acuñado con la etiqueta de «paradoja de la elección». Básicamente, la paradoja de la elección indica que cuantas más opciones tenemos, más difícil nos es decidir. Es decir, a mayor cantidad de opciones, más reflexionamos sobre cuál tomar, algo que se explica por el simple hecho de que hay más información esperando ser procesada y evaluada por nuestro cerebro.

Piénsalo: ¿te ha ocurrido alguna vez que querías comprar un móvil y has acabado hecho/a un lío debido a que había tantos modelos que no eras capaz de decidirte por uno? ¿o quizás tenías claro que coche querías hasta que el comercial te indicó que había otro que también estaba muy bien? ¿es posible que dispusieras de tantos planes para el fin de semana que finalmente hayas sentido agobio en vez de diversión?

Cuando tenemos excesiva información, al cerebro le cuesta más procesar, un proceso muy similar a lo que ocurre con los ordenadores. Cuantas más instrucciones, más depacio procesamos.

Cuantas más instrucciones, más despacio procesamos.

¿Por qué se produce la paradoja de la elección?

Extraído de la documentación disponible de Barry Schwartz, el psicólogo estadounidense que le puso nombre a este fenómeno psicológico, se puede concluir que ocurre lo siguiente cuando nos enfrentamos a la insatisfacción en la toma de decisiones (ver una peli en Netflix):

  • Coste de oportunidad: elijas lo que elijas recordarás las partes buenas de aquello que no elegiste. Al final te encuentras siempre insatisfecho pensando que tal vez tu elección no fue la mejor, y perdiste una buena oportunidad.
  • Expectativas (excesivas): acabas teniendo experiencias decepcionantes debido a la comparación de tus resultados y elecciones, con las altas expectativas previas que tenías fruto de las infinitas posibilidades a tu alcance. Al final no es tan bueno como lo esperabas, pero no porque no fuese bueno en sí, sino porque por lo que pensabas que iba a ser. Una distancia entre tu imaginación y la realidad demasiado grande.
  • Parálisis: tener que elegir entre muchas opciones puede llegar a paralizarnos ante el esfuerzo cognitivo que supone tomar la decisión entre tanta variedad.
  • Sentimiento de culpa: Pensar que deberías haber visto otra película o serie termina por afectar a nivel psicológico, incrementando el sentimiento de culpa por no haber sido capaz de solventar el “problema” de forma más efectiva.
paradoja de la eleccion en netflix
Paradoja de la elección en Netflix, pocas opciones mal, demasiadas, también.

Barry Schwartz explicando la paradoja de la elección

Recuerda que puedes activar los subtítulos en español clicando sobre la rueda.

Resolviendo la paradoja de la elección en Netflix

Y además sin utilizar la opción «Reproducir algo» -la respuesta de Netflix para resolver la paradoja de la elección-. Desde Vicente Seguí – Psicología te proponemos varios trucos que pueden ayudarte a resolver esta incómoda situación por ti mismo. Este es un pequeño protocolo de toma de decisiones, puede ayudarte pero no es una panacea, si notas que algún paso no te cuadra, puedes adaptarlo a tus necesidades:

  1. Filtrar para buscar la respuesta: pregúntate cómo te sientes, obsérvate y en base a eso decide qué tipo de sensación te apetece experimentar. A veces tenemos ganas de acción, otras de romanticismo, otras de miedo y otras de suspense… así que empieza sentir qué te apetece ver y elimina así el resto de géneros.
  2. Respeta tu decisión: una vez hayas tomado esa decisión, respétala, no te dejes llevar por la cantidad de carátulas y anuncios. Directos al grano.
  3. Establece límites: en vez de entrar en Netflix pensando «a ver que hay» o «qué me pongo», limita tu elección a 2 títulos posibles del género escogido si conoces las películas. Si no, pasa al criterio siguiente.
  4. Escoge dentro del último criterio: será el que te ayude a tomar finalmente la decisión, éste puede ser «de entre dos portadas que más me gustan» o de «entre dos títulos de película que más me llaman». Recuerda, el criterio limitación «xxxxx entre dos» es importante, si no es respetado, los pasos anteriores no habrán servido.

Puede que explicado parezca tedioso y complicado, pero son cuatro pasos fácilmente automatizables, que te ayudarán a cortocircuitar los factores que provocan la paradoja de la elección, no dando lugar a ésta.

Referencias:

  • https://www.pensamientovisual.es/barry-schwartz-la-paradoja-elegir
  • https://psicopico.com/la-paradoja-de-eleccion-muchas-opciones-pocas-decisiones/
  • https://es.wikipedia.org/wiki/La_paradoja_de_la_elecci%C3%B3n
  • https://www.youtube.com/watch?v=VO6XEQIsCoM
  • Paradox of Choice, The: Why More Is Less

Contacto

Podemos encontrarte a Vicente Seguí y a Nico Haros en la calle Marqués de Campo 18 2ºB. Teléfono: 630659166 y en @visepsicología

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
¿Te resultó útil este artículo?
No me gustaMe gusta (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Otros artículos de mi blog
mindful eating
Mindful Eating (ME): Comer consciente

El Mindful Eating (Me), (o en español “comer consciente”) nos permite llevar nuestra atención plena a la nutrición para aprender a escuchar nuestras emociones y nuestra sensaciones corporales. El ME se define como la toma de conciencia en el momento de comer, tanto de las señales físicas de hambre y saciedad como de los desencadenantes ambientales y emocionales y así poder ser capaces de alimentarnos de forma más saludable.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
¿Hablamos?