El autocuidado: herramienta de salud mental

Tiempo de lectura: 3 minutos

|

Tamaño Letra: 

|
Tabla de Contenido

“Primero van todos y después yo” ¿Te suena? El autocuidado es considerado por la OMS como “la capacidad de las personas, las familias y las comunidades para promover, prevenir y mantener mantener la salud frente a las enfermedades y discapacidades con o sin el apoyo de un proveedor de atención médica”. Es decir, el autocuidado trata de un conjunto de prácticas o destrezas aprendidas a través de toda la vida, de uso continuo, que se emplean por libre decisión para mantener una vida saludable.

El autocuidado de un terapeuta es una forma de cuidar nuestra principal herramienta de trabajo, que somos nosotros mismos.

Paloma Perlado, psicóloga

Sin embargo, el autocuidado no tiene -ni debe- ser una herramienta exclusiva de los terapeutas o psicólogos, sino que es una estrategia de salud mental fácil, eficaz y al alcance de todos. 

A menudo me encuentro en mi consulta la situación de personas que refieren  o haberse olvidado de sí mismas, o bien no darse ninguna prioridad en cuanto a satisfacción de necesidades o bienestar personal, un ejemplo de diálogo podría ser:

[box] – Me siento frustrada, agotada, ya no sé qué hacer…

– Dime ¿cuánto fue la última vez que pudiste dedicarte un rato a ti misma, a hacer cosas que te gusten?

– Uf  ¿un rato para mi misma? ¡eso ya no sé lo que es! [carcajada][/box]

Entendiendo mis límites

Para iniciar una estrategia de autocuidado, primero hay que entender la importancia de éste: el autocuidado no es una idea de egoísmo o narcisismo (aunque inicialmente, si no tenemos costumbre de practicarla, es probable que caigamos en estas ideas sin darnos cuenta), no. El autocuidado es el proceso y acto de entender, conocer y aceptar nuestros propios límites.

Chequear antes de empezar

Para iniciar el proceso, es necesario mirar hacia dentro de nosotros y repasar cómo nos estamos sintiendo y qué estamos notando, de lo contrario será muy difícil saber qué es lo que necesitamos. Una vez hemos chequeado nuestro estado emocional/psicológico, podemos tomar decisiones al respecto.

La principal herramienta que podemos utilizar para practicar el autocuidado es la concienciación.

Pautas de autocuidado interior

  • Usar un autodiálogo afectuoso y cariñoso (o al menos no dañino) con nosotros mismos. Evitar autoresponsabilizarnos en exceso.
  • Practicar la asertividad: saber establecer límites internos y externos es fundamental para el autocuidado, ya que todos tenemos límites que debemos aprender a reconocer y respetar. La capacidad de saber decir “no” tanto a los demás como a nosotros mismos (sin sentirse culpable por ello) es una garantía de salud mental.
  • Mantener hábitos de vida saludables: realizar ejercicio, dormir lo suficiente, comer de manera saludable, no llevarse el trabajo a casa, momentos de desconexión del móvil… son otras pautas a tener en cuenta que sin duda nos ayudarán.

Pautas de autocuidado externo

  • Gestionar adecuadamente nuestro tiempo: dedicar parte de nuestro tiempo a realizar actividades que nos aportan bienestar o ir a lugares que nos resultan agradables.
  • Intentar pasar más tiempo con aquellas personas que nos hacen sentir bien.
  • Continuar andando, aunque tropecemos: es tan normal empezar un hábito saludable cuando tenemos un susto a nivel de salud, como abandonarlo cuando nos sentimos mejor. Es justo en ese instante, en ese punto de la curva -cuando estamos empezando a sentirnos mejor- cuando tenemos que insistir seguir andando por el camino de los hábitos saludables y de higiene mental. A nivel psicológico, ocurre que se produce un descenso de motivación debido a la falta de contingencia (o refuerzo) que mantenga el hábito saludable. Es aquí donde debemos hacer un análisis para ver qué podemos seguir haciendo para mantener las pautas en funcionamiento.
  • Aprender a pedir ayuda: muchas veces me ocurre en consulta que la gente me dice aguanté hasta que no podía más, he petado”, ¿qué necesidad tenemos de rebasar todos nuestros  límites y seguir yendo más allá?
    Suficiente no es destrozar nuestro límite. Evitar sobreexigirnos. Siempre es recomendable acudir a un profesional de la psicología en caso de duda, evitar llegar al límite antes de pedir ayuda es un recurso muy útil.

Aquí os dejo un enlace espacio completo realizada en Cadena Ser Dénia donde hablo acerca del autocuidado:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
¿Te resultó útil este artículo?
No me gustaMe gusta (+1 puntuación, 1 votos)
Cargando…
Otros artículos de mi blog
fu
“Está bien ser introvertido”.

En algún punto, la sociedad comenzó a recriminar al introvertido y a animar al extrovertido. Lo correcto es ser lo segundo, el error es ser lo primero.
Esta entrada pretende desmentir un poco los prejuicios asociados a unos y otros; sobre todo aquellos reflejados hacia el introvertido, quien a menudo acaba pensando, que es un error ser como es.
Esta entrada comienza por exponer la visión de uno de los primeros psicólogos en elaborar una teoría de la personalidad, Carl Justav Jung (incorporando los conceptos de introversión y extraversión), hasta enviar mensajes tranquilizadores a aquellos introvertidos sobre los que la sociedad ha cargado un peso que no es del todo cierto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
¿Hablamos?