105. Relaciones abiertas

Tiempo de lectura: 3 minutos
Hablemos de Psicologia
Hablemos de Psicologia
105. Relaciones abiertas
Loading
/

¡Hola Vicente! Bienvenido una semana más, ya en el verano oficialmente y vamos a hablar de “relaciones abiertas” en el último programa de la temporada ¿qué tal estás?

¡Hola Pepa! pues la verdad es que muy bien, aguantando los calores… y por cierto vamos a hablar de este tema “relaciones abiertas” que genera en general mucha controversia.

Así es… Bueno vamos allá, normalmente se habla mucho de relaciones abiertas, pero ¿qué podemos decir que es una relación abierta, Vicente?

Una relación abierta se caracteriza por la libertad sexual y la no exclusividad en este sentido. Es decir, es una relación no monógama. En el sentido sexual, los miembros de la pareja -de mutuo acuerdo-, pactan que no tienen exclusividad a nivel sexual. Dentro de los modelos de relación que existen, ha sido llamado de muchas otras maneras: poliamor, polifidelidad, amor libre, etc.

105 relaciones abiertas

Comprendo pero, ¿las relaciones abiertas no pueden ser problemáticas?

En efecto, las relaciones abiertas pueden ser un modelo de relación que genere problemas. Sin embargo, no podemos olvidar que los otros modelos de relaciones -como por ejemplo la monogamia- no están exentos de límites y de problemas. Creo que en estos casos no es tan importante el modelo de relación sino cómo y porqué se llega a él. Podemos decir que la poligamia no es para todo el mundo, pero la monogamia, tampoco. Depende de muchos factores.

¡Muy interesante! Vicente, ¿qué recomendaciones nos darías si alguien que no está escuchando está pensando en el tema de la relación abierta?

Buena pregunta Pepa. En primer lugar, entender que abrir la relación no es una solución para salir de una crisis de pareja. Si hay algo que no funciona, lo más recomendable es acudir a terapia de pareja. Afrontar una apertura cuando la relación no está en su mejor momento, es una muy mala idea. Por otro lado, sería absolutamente necesaria la honestidad y comunicación: expresar sentimientos, expectativas, miedos e inseguridades al respecto de la relación y de la propuesta, para poder decidir si se lleva a cabo o no.

Después, sería necesario pactar normas y límites: con quién sí o no, cuánta información necesitamos saber de lo que ocurre y mantener “actualizada” esta conversación. Esto quiere decir que las normas y pactos iniciales pueden ir revisándose según las necesidades de la pareja.

Lo apuntaremos todo muy bien… Vicente, una última pregunta, según tu experiencia en consulta ¿qué conclusiones podrías darnos sobre las relaciones abiertas?

Creo que para que una pareja pueda plantearse tener una relación abierta, ambos miembros tienen que ser maduros y capaces de gestionarse emocionalmente. Abrir una relación no es un juego, y puede tener consecuencias desastrosas (llegando a romperla) si no se hace de manera adecuada, y aún haciéndolo de manera adecuada, no es fácil adaptarse al principio, requiere una fase de adaptación. Si crees que hay problemas con el vínculo hacia tu pareja, mi recomendación sería no abrir la relación.

En general, son los más jóvenes los que las demandan, pero es un perfil en el que no recomendaría hacer esto, por cuestiones de madurez. En mi opinión, creo que es más una opción para parejas en las que ambos miembros se saben gestionar bien emocionalmente (independientemente de la edad) y que además, ya llevan un largo recorrido como pareja (7-10 años mínimo).

Bueno Vicente, muchas gracias una temporada más por aportarnos un poco de divulgación sobre psicología, la mente y todo lo interesante que ocurre en ella ¡nos vemos la próxima temporada! y cómo siempre ¿dónde podemos encontrarte?

Pues Pepa, podéis encontrarme en Més Que Salut Dénia a mí y a mi compañera Claudia, nutricionista  en Més Que Salut Dénia, en c/Ondara s/n y en el teléfono  96 506 43 95.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
¿Te resultó útil este artículo?No me gustaMe gusta (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
¿Hablamos?